:.

Francesca GARGALLO, “Libre” y poema “Ciudad Juárez”, textos leídos en la serie de eventos “Contra la violencia, el Arte. Una oración por Juárez”, Casa de Cultura Jesús Reyes Heroles, Francisco Sosa 202, Barrio de Santa Catarina, Coyoacán, México, D.F., 28 de marzo de 2010.

_____________

Libre (para Una Oración por Juárez)

Francesca Gargallo

Libre, quiero sentirme libre. Libre del dolor que provoca la foto de una niña apuñalada por su padre. Libre del miedo a volver tarde de noche. Libre del mercado que vende la imagen de la tortura de una mujer de mi edad, más joven, casi niña para que a un hombre se le pare de gusto. Libre de la rabia que provoca la policía cuando sugiere que una mujer asesinada era una mala mujer. Libre del ansia de no poder sentirme feliz, alegre, porque mi hija está de fiesta con sus amigas, libre de temer que le pase algo.

Eso, quiero sentirme libre: en mi casa quiero relaciones de amistad; en la calle quiero flores y personas que saludar; en la escuela quiero tratar con el mismo placer de enseñar y aprender a alumnas y alumnos; en el transporte público quiero que se vuelva innecesario separar a las mujeres de los hombres en los horarios pico porque ya nadie las molesta, no como ahora que en el Metro 290 mujeres, de los 2 a los 60 años, cada mes denuncian que un hombre las ha agredido con sus manos o sus palabras.

Y porque quiero ser libre, necesito agradecer a las mujeres que quieren ser tan libres como yo. Libres del dolor de tener a una hija, una hermana, una madre, una amiga, una prima, la vecina asesinada por un conocido o un desconocido, por un empresario o por un obrero desempleado, por un resentido o un patán que se cree la gran cosa, por un marido o por el primero que pasa. Libres del miedo a la autoridad que desconoce su dolor y no cree en sus palabras porque le viene bien agredirlas a ellas, a las que considera más débiles que quien les paga su corrupción.

Y porque quiero ser libre, necesito reconocer el valor de esas mujeres que en ciudades de frontera, en ciudades de miedo, en ciudades de migración, en ciudades de maquila, en ciudades puente han dicho “Basta, ni una más” y se han organizado para hacerlo realidad.

Para ser libre, necesito decirles a las madres y hermanas de las víctimas de los feminicidios en Ciudad Juárez, en Chimalhuacán, en el Distrito Federal que son mis maestras de valor y libertad.

Ciudad de México, 6 de marzo de 2008

CIUDAD JUAREZ

Francesca Gargallo

La muerte es un zapato vacío

en el desierto indiferente

sequía de sueños

una madre que grita.

La violencia es el grito

el deber del grito

la telaraña de mentiras que sofoca el grito.

Es la trampa donde cae

la mujer que pierde el zapato

trabaja doce horas sin afecto

y no puede abortar a pesar de la eclampsia

el abandono

la violación

el hambre mismo.

Un zapato sin mujer es testigo

un trozo de media

el pelo negro desparramado en el desierto que llora

que gime como la muerte.

La madre recoge el zapato

lo arranca de la mano de un policía indiferente

lo lee.
La hermana levanta el rostro

la mira, se miran, sueñan plantando sus pies en la tierra.

Granada, Nicaragua, febrero de 2008

:.

Cartel de eventos Oración por Juárez

:.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s