:.

Publicado también en: Francesca GARGALLO, “Arte tradicional, voz de sabiduría”, en la sección de Cultura del diario El Universal, Ciudad de México, 16 de enero de 2005, http://www2.eluniversal.com.mx/pls/impreso/noticia.html?id_nota=39765&tabla=cultura

__________

 

Arte tradicional, voz de sabiduría

 

Francesca Gargallo

HUAJUAPAN DE LEÓN, Oax.- Mi pueblo tiene una historia y una geografía, tenemos un conjunto de enseñanzas, normas y prácticas que son el fundamento de nuestra tradición; son el apoyo a partir del cual yo converso con el mundo, expresó el pintor José Luis García Cruz, en el homenaje que se le rindió recientemente con motivo de los cinco años del Taller de Artes y Oficios Polvo de Agua, al que él convocó en 1999 y se fundó con artistas populares de 16 comunidades de la Mixteca de Oaxaca.

El polvo de agua es la sustancia con la que están hechas las nubes, y los mixtecos, o Ñuu Savi, son el pueblo de las nubes. En su tierra, región noroccidental del estado de Oaxaca, que abarca 40 mil kilómetros cuadrados en la frontera con Puebla y Guerrero, las nubes envuelven los picos de las montañas y las cañadas.

Ahí, se esculpen piezas de barro, mediante la antiquísima técnica del “naranja delgado” de la cultura ñuiñe. Según el arqueólogo Marcus Wenter, con esta técnica, durante nueve siglos, se produjo una cerámica utilitaria y ceremonial cuya tradición no ha desaparecido. Ahí también se teje la palma, una actividad heredada del periodo de tránsito entre el paleolítico y el neolítico.

El trabajo artesanal que Polvo de Agua rescata, participa de una cultura que se ha transmitido y aún se transmite por tradición oral. Las alfareras de San Jerónimo Silacayoapilla han vuelto a hacer una por una sus piezas, como les contaron que hacían los antiguos habitantes del pueblo de las nubes desde el 750 d.C.

Las tejedoras de Coixtlahuaca enredan la palma hasta dar forma a los cuencos en que nuestros antepasados recogían las frutas. Las artesanas son mujeres creativas que simbolizan una identidad colectiva que se realiza en la vida cotidiana. En cada pieza inscriben una parte del todo. Y al venderlas, evitan que sus comunidades emigren masivamente hacia Estados Unidos.

Frente a los cambios impuestos por el mundo globalizado migración, desintegración familiar, pérdida de fuentes de vida el pintor mixteco José Luis García se pregunta: “¿Yo qué puedo hacer?”. Según Isabel Grañén Porrúa, en cuya galería en Oaxaca se exhiben sus obras: “Comprometido con su gente, José Luis vive la esperanza, se esfuerza por remediar la pérdida del alma; por ello fundó el Taller de Artes y Oficios Polvo de Agua”.

En 1997, comenzó su búsqueda por una cerámica que sintetizara el aporte personal con la disciplina grupal, para que el barro adquiriese calidad de arte. Reunió en San Pablo y San Pedro Tepescolula a un grupo de poetas, fotógrafos, alfareras, herreros, pintores y tejedoras para que juntos intercambiaran sus sabidurías.

José Luis García quien ha expuesto en Alemania, México, Panamá, Costa Rica y Francia vendió sus pinturas efectuadas con tintes de caracol púrpura y de grana cochinilla. Obtuvo así el capital inicial con qué financiar la propuesta de una sociedad de artistas que reivindicaran la capacidad creativa de las y los artistas populares, también llamados artesanos, de la Mixteca. Luego obtuvo un solidario y constante apoyo de la fundación de Harp Helú en Oaxaca.

 

:.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s