Posturismo: qué es capaz de hacer el capitalismo para fortalecerse y derrotarnos (si lo permitimos)

Estándar

Primer Encuentro Virtual de Pensamiento Crítico: La pandemia y sus desafíos.

Segunda mesa: Miradas desde la educación, feminismo y vida cotidiana

Utilizo el término posturismo como una metáfora de lo que el capitalismo agonizante es capaz de hacer con tal de salvar las ganancias y su acumulación en manos de una minoría: amputarse, con la esperanza de que luego aparezca una prótesis inteligente, un órgano importante, pero sacrificable en nombre de concentrar sus esfuerzos en la apropiación de fuentes de agua, minerales, gas, maderas, petróleo y trabajo humano.

Desde que el virus SARS-CoV-2 salió de la frontera de China para alcanzar Italia y las zonas más exclusivas de esquí en Europa y Estados Unidos, se difundió la imagen que el agente infeccioso microscópico acelular que solo puede replicarse dentro de las células de otros organismos, eso es, el virus,  viajaba en avión, utilizaba la octava potencia mundial que produce más C02 (la industria aeronáutica), un sistema de transporte moderno que es urgente modificar y que era aparentemente imparable[1] Más aún, viajaba en avión y se hospedaba en hoteles, en ciudades y aldeas especiales al servicio de la anestesia y la ceguera de los sectores medios y altos que huyen de casa en cuanto pueden, para hacerle de turistas en destinos de los que no ven nada. Puede ser que el nombre de Ischgl, la exclusiva estación de esquí de Tirol, sea desconocido en América Latina, pero es asociado en Europa a un lugar clave de difusión de la pandemia. Así Vail, en Colorado, es asociado a la infección de los ricos esquiadores estadounidenses, mexicanos, colombianos, brasileños que regresando a casa infectaron a sus empleadas domésticas y a amplios sectores de la población. En el hemisferio norte, el Covid 19 se propagó en invierno y afectó primeramente a las zonas de recreación invernal, pero no se detuvo y alcanzó la primavera y el verano, con su industria de sol y playa, con lo que el sector turismo alcanzó un 45% de pérdidas mundiales. No te muevas, quédate en casa: una puñalada mortal al sector turismo que, en 2018,  contribuyó con 8,8 billones de dólares a la economía mundial y generó el 10,4% de toda la actividad económica.[2]

El coste del turismo lo conocemos: concentración de la mano de obra local , despojada de sus trabajos tradicionales para entrar al sector de servicios, desaparición de actividades productivas, destrucción de la flora y la fauna terrestre y marina (en México y Belize es conocida la destrucción de la segunda barrera coralina del mundo por el impacto de los cruceros y por los desechos de cientos de cuartos de hoteles), aniquilación de la ritualidad tradicional en nombre de una falsa festividad para uso y consumo de la fluctuante y poco pensante población turística. Esto sin hablar de la violencia que acompaña las actividades ilícitas que rodean las zonas turísticas, desde la trata de mujeres y niñas para la prostitución y la pornografía forzadas hasta el narcotráfico, y que afectan a regiones cuando no a países enteros. Y pensando todavía menos en que la contraparte del turismo, con sus viajes organizados para que los pasaportes de los países del norte industrial den acceso a cualquier país a sus portadores, son los viajes sin descanso ni comodidades, con peligros y discriminaciones, de poblaciones desplazadas por las guerras, las hambrunas, los desastres ecológicos y el capitalismo de mercado.

Hay ciudades en el mundo cuya población ha preferido mudarse antes que seguir soportando a miles de personas ajenas en sus calles; pensemos en Venecia, por ejemplo. Y ciudades, como Alepo, cuya población ha debido huir por los bombardeos. Así como regiones de pastoreo devoradas por las pistas de esquí, comunidades que temen por la desaparición de sus mujeres jóvenes, costas destruidas por la invasión hotelera, asesinatos selectivos de las mujeres y hombres que dirigen la resistencia de las comunidades indígenas asentadas en playas que los ministerios de turismo promocionan. La industria del ocio no escatima aliarse con sicarios y otros delincuentes con anuencia de los funcionarios de estado que se ocupan de turismo,[3] para que quemen zonas de protección ambiental para ampliar las construcciones y aniquilar bosques, manglares, fuentes de agua, selvas y aldeas.

El ecocidio propio del capitalismo es evidente en la industria turística, así como la producción de valor en detrimento de quienes lo producen. Pero el turismo puede ser sacrificado con tal de incrementar la presión sobre la actividad extractiva y la expoliación de los recursos naturales a las comunidades que los defienden como vida. El extractivismo es un sistema de producción que devora ecosistemas naturales, culturales, sociales y de producciones locales.

Desde que el COVID-19 ha sido declarado pandemia por la Organización Mundial de la Salud en marzo de 2020, la población mundial ha sido bombardeada por una información tendiente a no permitir que circulen más noticias que las que conciernen la enfermedad, su propagación, sus efectos mortales, con el fin de provocar un terror que suspende la voluntad de saber y actuar. Confinada y  a la espera de una solución única, poco probable en realidad, como el descubrimiento de una vacuna efectiva, la población mundial vive en un presente desinformado y controlador. Los medios de información y una parte de la academia han actuado como reproductores y justificantes de los discursos de alarma que sirven de cobertura al capital extractivo. Mientras fiscalizamos las veces que la vecina se lava las manos, las poblaciones migrantes se han encontrado atrapadas en zonas de frontera y confinamiento que van de la más deshumana incuria y hacinamiento, como en Grecia y en Marruecos, a la dispersión y abandono como en México.

Todos detenidos, menos las actividades más destructivas contra el ambiente que garantizan la apropiación y acumulación de valor por parte de las minorías capitalistas que pretenden no ofrecer nada a cambio del uso de los mantos acuíferos para irrigar campos de soya o maíz transgénicos, bañados en pesticidas que envenenan esa misma fuente de agua. Nada a cambio de los cerros y bosques que desaparecen bajo una maquinaria que escarba la superficie de la tierra para extraerle minerales; una actividad destructiva que no produce siquiera trabajos y salarios justos: las zonas mineras son las más pobres en términos de redistribución y bienestar para la población local.[4]

Durante este período de encierro profiláctico, las mujeres han sufrido un doble embate: por un lado se han visto obligadas a convivir estrechamente con hombres potencialmente agresivos y, por otro, a volver a asumir la satisfacción gratuita de las exigencias de reproducción de la sociedad (atenciones de enfermos e infantes, alimentación, cuidados higiénicos, alimentarios, etc.) desde una posición imposible de combatir si se está aislada. La pandemia se ha tornado útil para expulsar los sujetos femeninos del mercado de trabajo capitalista, asalariado, para que ofrezcan servicios gratuitos funcionales al patriarcado y al capitalismo mismo, en el momento que ya no necesitan una gran cantidad de mano de obra.

Durante los últimos 8 meses de alerta sanitaria global,  se ha incrementado la violencia de género como efecto de una precisa determinación capitalista de regresar al orden binario de las posiciones “femeninas” y “masculinas” en un mundo del trabajo donde no se contempla la redistribución de la riqueza entre sectores relativamente amplios de la población. Actualmente, las mujeres pueden ser llamadas o menos a tener hijas/os, según su condición de clase y situación migrante, pero no a decidir libremente sobre sus cuerpos y su capacidad reproductiva. En México hay 400 mujeres presas por aborto (todas ellas pobres y muchas indígenas) y las manifestaciones del 28 de septiembre por el derecho a decidir fueron reprimidas en diversos estados, incluyendo la capital del país, gobernada por una mujer que supuestamente apoya las demandas de las mujeres. Igualmente, mientras no se prestan las atenciones que las víctimas de desaparición, violencia sexual, feminicidio se merecen, un nuevo conservadurismo discursivo hoy responsabiliza a las mujeres de las condiciones de vida, la salud, la alimentación, la flexibilidad laboral y la obediencia a la ley de su núcleo de convivencia.

Para pensar el carácter concentracionario de la economía extractivista, que nos expolia también de las condiciones de una vida digna, en un ambiente que implica desde el aire hasta el derecho al agua y a una salud y educación pública de calidad,  es suficiente pensar que los ¡22 hombres más ricos del mundo tienen más dinero que todas las mujeres de África![5] Gracias a la evasión de impuestos de las empresas que influencian la política, la erosión de los derechos laborales, el recorte de gastos sociales, la expoliación de tierras comunales para la implementación de megaproyectos desarrollistas no requeridos por los pueblos, la brecha se ensancha aunque aparentemente el mundo está detenido. Según la  organización caritativa británica Oxfam, 2 mil 153 multimillonarios tenían más riqueza que 4 mil 600 millones de individuos en 2019, siendo que  el 1% más rico de la población acumula el 82% de la riqueza mundial. [6]  Si a la empresa de gestión de inversiones Black Rock se le considerara como un país, sería el cuarto país más rico del mundo después de China, Estados Unidos y Japón.  La asociación ciudadana ATTAC Acordem, de Catalunya, la califica “el nuevo dueño del mundo”.[7] Si en marzo de 2020 sufrió una crisis, en junio se había recuperado totalmente, mientras que, durante los últimos 8 meses, millones de personas han perdido el trabajo y otros tantos están realizando trabajo a distancia en sus casas, donde deben combinar tareas productivas con tareas de reposición, sin derechos claros al descanso y a la finalización de la jornada laboral.

Eso es lo que ha sucedido desde que el miedo a la muerte por medio de una enfermedad descrita en términos de terror y combatida (es una metáfora militar que se utiliza a diario) desde gobiernos influenciados por una institución global como la Organización Mundial de la Salud, financiada en un 76% por donantes privados, en un 9.8%   por uno solo de ellos, Bill Gates,[8]  por un sector médico empobrecido y desprotegido, mientras la prensa nos habla de un mundo de actividades suspendidas y pececillos en las aguas de Venecia. Recordemos que la soberanía sanitaria implica el derecho al aborto y el derecho de las mujeres a decidir sobre el número de hijas/os que quieren tener; la soberanía alimentaria, la producción campesina de semillas locales y agua limpia, ya que toda la población tiene derecho a alimentarse sanamente y la agroecología implementada por campesinas y ecofeministas es un modo de lograrlo; la soberanía territorial, poder decidir sobre los proyectos que se llevan a cabo en el lugar de vida de las comunidades y poner fin a las agresiones de sicarios y grupos militares, policiacos y paramilitares contra las mismas.

En cuanto al posturismo, apoyemos la muerte de la hotelería y la mercantilización de nuestros lugares de vida, démosle una patada a los capitalistas de Air B&B y volvamos a decir, como era común en México, “mi casa es tu casa” a todas las amigas y amigos viajeros y migrantes. 


[1] No es casual que en plena crisis del transporte aéreo, con muchos vuelos suspendidos y empresas que quiebran, la fabricante europea Airbus cree tres prototipos de aviones enteramente propulsados por hidrógeno, los ZeroE, para paliar las críticas del movimiento ecologista y la negativa de muchos jóvenes verdes de viajar en avión. https://www.nationalgeographic.com.es/ciencia/airbus-crea-primer-avion-propulsado-totalmente-hidrogeno_15938

[2] Carmen Porras Núñez, El turismo mundial crece más que la economía global por octavo año sucesivo, 28 de febrero de 2019, Hosteltur, https://www.hosteltur.com/127128_el-turismo-mundial-crece-mas-que-la-economia-global-por-octavo-ano-sucesivo.html#:~:text=La%20aportaci%C3%B3n%20del%20turismo%20a,%26%20Tourism%20Council%20(WTTC).&text=En%202018%2C%20el%20sector%20contribuy%C3%B3,de%20toda%20la%20actividad%20econ%C3%B3mica

[3] El caso más notorio es el de las comunidades garífunas de Honduras, asentadas frente al mar Caribe, que se resisten al despojo por parte de la industria turística. En los últimos 10 años, desde el golpe de estado de 2009, se han incrementado las persecuciones, la criminalización, la desaparición y el asesinato y el despojo de sus territorios, para la instalación de mega proyectos hoteleros que son otorgados con la complicidad del Estado de Honduras. El estado en ocasiones se apoya en los migrantes que regresan de Estados Unidos donde han adquirido costumbres de propiedad privada. María Ángeles Fernández y J..Marcos, “Los proyectos turísticos asedian al pueblo garífuna de Honduras. La desaparición de cuatro jóvenes afrodescendientes evidencia la violencia y la persecución que viven estas comunidades”,, Público, 16 de agosto de 2020, https://www.publico.es/internacional/comunidad-garifuna-proyectos-turisticos-asedian-pueblo-garifuna-honduras.html  y cfr. https://ofraneh.wordpress.com/2017/04/27/honduras-220-anos-de-resistencia-y-la-sobrevivencia-de-la-matrifocalidad-del-pueblo-garifuna/

[4] En México, la Cámara Minera reconoce que la minería representa el 2.4 del producto interno bruto (PIB) nacional y 8.2 por ciento del PIB industrial, pero no informa acerca de la destrucción ambiental, el envenenamiento de acuíferos, del aire y de la tierra, ni de la brutal explotación de las y los trabajadores. México es el primer productor de plata del mundo, pero Fresnillo, la ciudad de donde se extrae más mineral, cuenta con un 46% de su población en condición de pobreza. El Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), sostiene que 40 por ciento de quienes habitan en ocho de los 10 municipios que más oro producen en el país viven en extrema pobreza. Cfr: https://www.coneval.org.mx/Evaluacion/IEPSM/Documents/Fichas-Monitoreo-y-Evaluacion-2017-2018.pdf

[5] Oxfam Internacional, “Cinco datos escandalosos sobre la desigualdad extrema global y cómo combatirla”, https://www.oxfam.org/es/cinco-datos-escandalosos-sobre-la-desigualdad-extrema-global-y-como-combatirla

[6] Oxfam Internacional, “Tiempo para el cuidado”, 20 de enero de 2020, en: https://www.oxfam.org/es/informes/tiempo-para-el-cuidado

[7] ATTAC ACORDEM (acció ciutadana orientada a la democràcia econòmica) es una asociación de ciudadanas y ciudadanos constituida en enero de 2010. Está federada a ATTAC España y pertenece a la red del movimiento internacional ATTAC (asociación para la tasación de las transacciones financieras en ayuda al ciudadano) En su boletín del 12 de julio de 2020 publicó “Conoce a BlackRock, el nuevo dueño del mundo”, en el cual no solo lo describe como  el mayor administrador de activos y “banco en la sombra” del mundo, más grande que el banco más grande del mundo (chino), con más de 7 billones de dólares en activos bajo administración directa y otros 20 billones de dólares administrados a través de su software de monitoreo de riesgos Aladdin, sino que ha promovido el fin de la independencia del banco central uniendo la política monetaria con la política fiscal.  La crisis de COVID-19 presentó la oportunidad perfecta para ejecutar esta propuesta en los EE.UU., y esta empresa privada fue designada para administrarla. En marzo de 2020, se le otorgó un contrato sin licitación bajo la Ley de Ayuda, Alivio y Seguridad Económica del Coronavirus (Ley CARES) para desplegar un fondo ilícito de 454.000 millones de dólares establecido por el Tesoro en asociación con la Reserva Federal. Este fondo, a su vez, podría ser apalancado para proporcionar más de 4 billones de dólares en crédito de la Reserva Federal. Mientras el público estaba distraído con protestas, disturbios y cierres, BlackRock repentinamente emergió de las sombras para convertirse en la “cuarta rama del gobierno”, manejando los controles del dinero fiduciario impreso a pedido del banco central. https://www.acordem.org/2020/07/12/conoce-a-blackrock-el-nuevo-dueno-del-mundo/

[8] https://elordenmundial.com/financiacion-organizacion-mundial-salud-oms/  

Acerca de Francesca Gargallo Celentani

Escribo, soy lenta, pienso y odio las burocracias. A mis 63 años (soy de noviembre de 1956) cuando tengo calor me desvisto porque siempre me ha gustado andar desnuda. He viajado todo lo que he podido con mi hija y ahora estoy feliz de que ella viaje por su cuenta: me encanta descubrir el mundo a través de su mirada (no siempre coincide con la mía). Tengo menos fuerzas que hace 20 años, me canso más y cargo menos, pero sigo creyendo que el mundo se conoce caminándolo, cruzando fronteras físicas que se quisiera desaparecer, subiendo y bajando de vehículos, burros, zapatos, carretas jaladas por yaks (animales simpáticos, por cierto). Desconfío y evito las tecnologías que nos hacen dependientes y nos controlan el tiempo diciendo que nos lo ahorran. A este propósito: a los 55 años he dejado la academia porque está tan controlada que no deja pensar críticamente ni escribir con placer: el aprendizaje autónomo es un camino hacia la libertad

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s