ANTIMONUMENTO CONTRA LOS FEMINICIDIOS. FEMINISTAS Y FAMILIARES DE VÍCTIMAS DE FEMINICIDIO DICEN YA BASTA EN LA CIUDAD DE MÉXICO

Estándar
20190309_125640_HDR.jpg

Foto: Gabriela Huerta-Tamayo, 09-marzo-2019

El 8 de marzo de 2019, rodeadas por una valla de viejas feministas y defensoras de derechos humanos, 8 jóvenes feministas con botas, cascos y arneses levantaron frente al Palacio de Bellas Artes un Antimonumento, es decir un recordatorio de la infamia que se quitará cuando se haga justicia. Se trata del quinto antimonumento de la Ciudad de México, el que feministas, artistas y, sobre todo, familiares de las víctimas de feminicidio y desaparición de mujeres, exigieron se levantara: 300 kilos por 3.80 metros de metal que gritan un ¡Ya basta! proporcional al hartazgo de las mujeres con la violencia que sufren por ser mujeres en una sociedad patriarcal, capitalista y jerárquica.

El levantamiento del Antimonumento contra los Feminicidios se realizó durante la jornada de huelga feminista y marcha por la libertad de las mujeres del 8 de marzo de 2019, mientras 80 000 mujeres desfilaron de La Victoria Alada (la figura mítica mal llamada Ángel de la Independencia: ¡Es un ángel con tetas!), símbolo de la ciudad, a la plaza del Zócalo, símbolo del poder político y simbólico del país.

 

 

Marcha 09.jpg

Foto: Brenda Santos de la C, 8M, 2019

 

Marcha 10.jpg

Foto: Brenda Santos de la C, 8M, 2019

 

PICT0079.JPG

Foto: Gabriela Huerta-Tamayo, 09-marzo-2019

 

Marcha 18.jpg

Foto: Brenda Santos de la C, 8M, 2019

 

Marcha 02.jpg

Foto: Brenda Santos de la C, 8M, 2019

 

PICT0107.JPG

Foto: Gabriela Huerta-Tamayo, 8M, 2019

 

Foto: Gabriela Huerta-Tamayo, 8M, 2019

 

Foto: Gabriela Huerta-Tamayo, 8M, 2019

 

Foto: Gabriela Huerta-Tamayo, 09-marzo-2019

 

Foto: Gabriela Huerta-Tamayo, 09-marzo-2019

 

20190309_130841_Richtone(HDR).jpg

Foto: Gabriela Huerta-Tamayo, 09-marzo-2019

 

Anuncios

Acerca de Francesca Gargallo Celentani

Escribo, soy lenta, pienso y odio las burocracias. A mis 62 años (soy de noviembre de 1956) cuando tengo calor me desvisto porque siempre me ha gustado andar desnuda. He viajado todo lo que he podido con mi hija y ahora estoy feliz de que ella viaje por su cuenta: me encanta descubrir el mundo a través de su mirada (no siempre coincide con la mía). Tengo menos fuerzas que hace 20 años, me canso más y cargo menos, pero sigo creyendo que el mundo se conoce caminándolo, cruzando fronteras físicas que se quisiera desaparecer, subiendo y bajando de vehículos, burros, zapatos, carretas jaladas por yaks (animales simpáticos, por cierto). Desconfío y evito las tecnologías que nos hacen dependientes y nos controlan el tiempo diciendo que nos lo ahorran. A este propósito: a los 55 años he dejado la academia porque está tan controlada que no deja pensar críticamente ni escribir con placer: el aprendizaje autónomo es un camino hacia la libertad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s