Descarga eBook: Los desbordes desde abajo 1968, de Raúl Zibechi, prólogo de Francesca Gargallo

Estándar

Zibechi-Gargallo001-Portada-Los-desbordes-desde-abajo-1968

Descarga de PDF (23 MB):

Raúl Zibechi -Los desbordes desde abajo 1968 en América Latina. Prólogo de Francesca Gargallo

Colección: Persistencia memoria

Formato (en papel): 17 x 24 cm, 134 páginas

Publicación: 2018

Editorial: Ediciones Desde Abajo – Bogotá D. C., Colombia

ISBN 978·958-8926-74·2

Índice

Prólogo / Francesca Gargallo 9

Introducción 15

Capítulo 1. Por qué hablamos de revolución mundial 21

Capítulo 2. El 68 latinoamericano 29

  1. Los desbordes de abajo 30
  2. La lenta y vacilante creación de lo nuevo 42

Capítulo 3. Una nueva generación de movimientos 57

Capítulo 4. Nuevas ideas, nuevos actores 75

Capítulo 5. Cambios en la larga duración 99

  1. Una profunda mutación sistémica 99
  2. Los desafíos al patriarcado 101
  3. Los de más abajo en el centro del escenario político 104
  4. Las culturas políticas legadas por la revolución de 1968 105
  5. Las formas de lucha 108

Apéndice 1. Manifiesto de Tiwanaku 111

Apéndice 2. ABC del quilombismo 121

Bibliografía 129

:::::::::::::

Enlace a la página de Editorial Desde Abajo: https://www.desdeabajo.info/component/k2/item/34089-los-desbordes-desde-abajo-1968-en-america-latina.html

::::::::::

Anuncios

Acerca de Francesca Gargallo Celentani

Escribo, soy lenta, pienso y odio las burocracias. A mis 62 años (soy de noviembre de 1956) cuando tengo calor me desvisto porque siempre me ha gustado andar desnuda. He viajado todo lo que he podido con mi hija y ahora estoy feliz de que ella viaje por su cuenta: me encanta descubrir el mundo a través de su mirada (no siempre coincide con la mía). Tengo menos fuerzas que hace 20 años, me canso más y cargo menos, pero sigo creyendo que el mundo se conoce caminándolo, cruzando fronteras físicas que se quisiera desaparecer, subiendo y bajando de vehículos, burros, zapatos, carretas jaladas por yaks (animales simpáticos, por cierto). Desconfío y evito las tecnologías que nos hacen dependientes y nos controlan el tiempo diciendo que nos lo ahorran. A este propósito: a los 55 años he dejado la academia porque está tan controlada que no deja pensar críticamente ni escribir con placer: el aprendizaje autónomo es un camino hacia la libertad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s